Dramático giro del Tour; Bardet trepa y gana, Aru nuevo líder


Bardet gana, Fabio Aru es el nuevo líder y Froome sale vivo

Los últimos 350 metros desenmascararon al británico en los Pirineos. Sufrió, pero perdió poco tiempo. Contador y Nairo se derrumbaron

Información tomada de: As.com y letour.com

Bastaron 350 metros para cambiar el rostro de este Tour, para desenmascarar a Chris Froome, que pasó un momento crítico, la mayor crisis que se le conoce desde que domina la ronda francesa. Sólo queda la duda de qué hubiera ocurrido con más valentía entre sus opositores, si alguien hubiera vareado el olivo. No hubo osados, por eso el premio es menor. La etapa para Romain Bardet y el maillot amarillo para Fabio Aru. No está mal, pero los Campos Elíseos se abren en el horizonte. A eso deben aspirar. Froome se mostró débil, perdió la prenda por primera vez durante su reinado, y ahora los rivales han visto un agujero por donde colarse. Quienes ya no estarán entre los retadores, definitivamente, son Nairo Quintana y Alberto Contador. Se derrumbaron.

Contador había tomado la salida con un gran signo de interrogación grabado en la frente. Físicamente tocado. Anímicamente inseguro. En la primera parte de la etapa, con la carrera lanzada, se le vio rodar en los últimos puestos. La trisca le sorprendió con las piernas frías. Planeó un mal presagio por los Pirineos, la idea de un hundimiento prematuro, de un abandono… No hubo tal. Los músculos se calentaron.

La carrera subía el Balès: 11,7 km al 7,7% de pendiente. Un buen puerto, de contradictorio recuerdo para Contador. Allí aprovechó una avería de Andy Schleck para atacar en 2010. Estaba en su derecho, pero su acción fue criticada. Le llovieron los abucheos. Finalmente el luxemburgués ganó aquel Tour, aunque fue de rebote por el positivo del español. Ya conocen la historia: el solomillo de Pau…Precisamente Pau, la salida de este jueves. Y fue ahí donde Contador decidió atacar. No avanzó mucho, no progresó. El ritmo del Sky fue suficiente para reducirle. Pero volvió a sentirse competitivo.

Información multimedia: http://bit.ly/1pG0MNK

Clasificación General Individual después de 12 etapas: http://bit.ly/2tQl8NB

Y ahí andaba con los gallos en pleno descenso del Balès, cuando el Tour pudo ponerse patas arriba. Mikel Nieve hizo un recto en la última curva, antes de comenzar el Peyresourde, y se salvó milagrosamente entre dos caravanas. Detrás se salió su líder: Froome. Y detrás de su líder, su máximo rival: Aru. Nadie se aprovechó de la ocasión. En el ciclismo actual, si atacas a caídos o averiados, te cuelgan un sambenito. Como le ocurrió a aquel Contador.

Cuando ya sólo quedaban once ciclistas en cabeza, con los dos Mikel al frente, Nieve y Landa, ahí seguía el madrileño. Por poco tiempo. Quien ya no estaba era Nairo. Al Movistar le ha salido mal el experimento Giro-Tour. Una pena. De esos desafíos vive el ciclismo. Sólo faltaba un suspiro para coronar el Peyresourde, cuando el Tío del Mazo golpeó definitivamente a Contador. No se puede tirar sólo de orgullo.

El Sky había conducido la carrera desde la salida. Y seguía al timón. Se esperaba un ataque de Froome, un batacazo para quitarse a esos moscardones que le rodeaban en la clasificación. Los últimos kilómetros morían, pero el africano no arrancaba. Pasaba algo raro, parecía obvio. ¿Por qué no le probaba nadie? Faltó ambición… Seguramente, también fuerzas. Fabio Aru movió el árbol en esos 350 metros y recogió frutos maduros. Esta noche dormirá como maillot amarillo, con 6” sobre Froome; 25” sobre Bardet y 55″ sobre Urán. Hay carrera. Se buscan valientes. Se añora un Contador.



Fuente

También te puede Interesar

También te puede interesar